La cara oculta de la luna

La razón por la que desde aquí, desde la Tierra, siempre vemos la misma cara de la Luna es que nuestro satélite tarda exactamente el mismo tiempo en dar una vuelta sobre sí mismo que en efectuar una rotación alrededor de nuestro planeta. Por eso, la “cara oculta” de la Luna no pudo ser vista hasta que, en 1959, fue fotografiada por primera vez por la sonda soviética Luna 3. Y ningún ser humano pudo contemplarla directamente hasta que los astronautas de la NASA la circunvalaran por primera vez a bordo del Apolo 8 en 1968.

images (3)

Pero las cosas pudieron no ser siempre así. De hecho, una simulación informática realizada por Mark Wieczorek y Matthieu Le Feuvre, del Instituto para la Física Terrestre de París, apunta seriamente a la posibilidad de que, hace miles de millones de años, la situación fue exactamente la contraria: era precisamente la cara oculta de la Luna la que apuntaba directamente hacia la Tierra.

Después, el impacto de un gran asteroide le dio literalmente la vuelta y la dejó en la posición que ocupa actualmente. Para llegar a esa conclusión, Wieczorek y Le Feuvre han estudiado las edades relativas y la distribución de 46 cráteres de impacto lunares. Según sus observaciones, el hemisferio oeste de la Luna, tal y como se ve desde la Tierra, muestra hasta un 30% más de cráteres que el hemisferio este.

Esto es así porque el hemisferio oeste siempre apunta en la misma dirección en que la Luna se mueve. Y eso hace que tenga más posibilidades de recibir impactos, igual que es más probable que choquen más mosquitos contra la parte delantera que contra la trasera de un coche en movimiento.

farside_apollo16

Sin embargo, al comparar la edad de los cráteres, los científicos se encontraron con la sorpresa de que, en el pasado, era la cara este, y no la oeste, la que recibía más impactos. Y eso significa que en algún momento esa fue la “parte delantera” del coche.

La explicación es compatible con la idea de que, en algún momento del pasado, hace unos 3.900 millones de años, el impacto de un gran asteroide hizo que la Luna, literalmente, se diera la vuelta. Cosa que hizo en un periodo que los investigadores cifran en unas decenas de miles de años.

A quienes esta idea parezca increíble, baste recordar que la formación misma de la Luna se debe al impacto contra la Tierra de un objeto del tamaño de Marte. Cuando se produjo el titánico encuentro, los escombros y los restos lanzados al espacio se unieron hasta formar nuestro satélite, tal y como muestra el vídeo bajo estas líneas. La idea, que parecía una locura a principios de los setenta, cuando fue formulada, fue probada años después.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s